Carles Fité

Lamine Yamal: sí, es el nuevo Messi

¡Cómo nos gustan las polémicas! A todos, eh. Ahora con la irrupción de un jugador que está en boca de todos: Lamine Yamal. Y los titulares de la prensa, fáciles, ya hablan del nuevo Messi. Y los más puristas, se ponen las manos a la cabeza. Que cómo podemos faltar el respeto a Messi, que si le estamos poniendo demasiada presión al chaval, que si no aprendemos, que ya le hicimos lo mismo a Ansu Fati y mira lo qué pasó…

Vale, pero yo os digo que efectivamente, Lamine Yamal es el nuevo Messi. No creo que llegue a ser el futbolista que ha sido el argentino, ni lo espero. Lo de Messi ha sido espectacular, el mejor jugador de la historia. Sobre todo por su durabilidad en el tiempo a un nivel top. Pero no hablo de esto cuando digo que Yamal es el nuevo Messi. Sino de las expectativas que crea. De la ilusión que genera. De lo feliz que soy viéndolo. De que se va a convertir en el jugador franquicia del Barça los próximos años. De que va a ser el líder de una generación. Por eso es el nuevo Messi.

Y aquí cada uno debe hacer su papel. Su familia y entorno, cuidarle. Porque es muy joven y deben ayudarle a crecer, a tocar con los pies en el suelo, a que ellos también entiendan lo que les está pasando. Porque ha cambiado la vida del chaval por completo, pero también de su entorno más cercano. Sus padres deben adaptarse a ello, sus hermanos, sus amigos. Porque lo que hagan, repercutirá en el jugador.

El club también debe asumir su rol. Poniendo a profesionales que le orienten y le hagan entender lo que está viviendo, y en el Barça, ese papel lo tendrá Bojan. Xavi, también será clave y el uso que haga de él será importantísimo. Cómo lo haga jugar, dónde, cuándo. Gestionando las titularidades, los malos partidos, los cambios, las responsabilidades, los ojos de toda Europa, la dureza de los rivales…

Los aficionados tienen que ilusionarse. Hacerlo ídolo. Ellos no son los que deben frenar. ¡Al contrario! Ellos deben encontrar un aliciente para subir a Montjuïc a verle. Los aficionados rivales disfrutar de ver a esta estrella en su primer año para contarles a sus nietos que ellos vieron debutar a Lamine en su campo. Ese es el papel de la afición, de los espectadores, de los fans.

Y los periodistas debemos hablar de ello. Contar lo que pasa. Explicar que el jugador levanta pasiones. Que ahora mismo es el mejor futbolista de la plantilla del Barça. O al menos, el que está más en forma, el más desequilibrante, el que acapara todas las miradas.

Y sí. Comparar lo que está sucediendo con lo que pasó con Messi después de debutar en el Gamper contra la Juventus, en Oporto o después de marcar su primer gol.

Cada uno que haga lo que le toca, cada palo que aguante su vela.

Salir de la versión móvil